Marketplace o e-commerce: ¿cuál es mejor para vender online?

Comodidad, privacidad y practicidad: ¡no por nada el comercio digital está en alza! Realmente, cada vez más las personas prefieren comprar por internet. Pero quien quiere vender on-line precisa tener cuidado al momento de elegir los canales virtuales para tus ventas. Es en este momento que surge la duda: ¿marketplace o e-commerce?

Marketplace o e-commerce: ¿cuál es mejor para vender online? | E-goi

¿Sabes cuál es la mejor alternativa para potenciar tus vendas y tu negocio en internet? Para responder esta pregunta se necesita entender las características y las potencialidades de cada estrategia — y es exactamente este el tema de este posteo. ¡Entra y mira!

Marketplace

¿Qué es?

El marketplace es un sitio mediado por una empresa y desarrollado para que varios comerciantes puedan registrarse y vender sus productos por internet. Algunos de los más conocidos son: Amazon, Mercado Libre, Submarino y Walmart.

Imagina un shopping center, donde la persona entra para comprar algo en la tienda X, pero encuentra la vitrina de la tienda Y y termina adquiriendo algún ítem de esa marca también. Y lo mismo ocurre en un marketplace, y es lo que justifica el éxito de una tienda virtual que opta por esa estrategia.

¿Cómo Funciona?

Este modelo de negocio funciona en el ambiente virtual brasileño desde 2012, y presenta actualmente diferentes tipos, que varían según el área de actuación de los anunciantes y tu público objetivo. Los principales son:

  • B2B (Business to Business) — plataformas que intermedian transacciones entre empresas y proveedores, como la Elo7;
  • B2C (Business to Consumer) — en este modelo los comerciantes venden directamente al consumidor final por medio del sitio, como Casas Bahia;
  • C2C (Consumer to Consumer) — plataformas que favorecen la venta de productos de un consumidor a otro, como OLX;
  • marketplace de nicho — reúne negocios de un segmento especializado para satisfacer las necesidades de un público específico, como Moda it.

Es importante tener en mente, sin embargo, que todo negocio tiene sus reglas y tasas — y con marketplace no sería diferente. La plataforma sirve como una intermediadora, conectando a comerciantes y compradores, por eso, cobra una comisión fija o variable sobre el volumen de ventas, dependiendo del producto o servicio. Uber, por ejemplo, le cobra 25 % a los conductores.

Otro detalle que merece tu atención al momento de elegir un portal de marketplace son los medios de pago integrados a la plataforma. Deberás considerar los objetivos de tu negocio y el perfil del consumidor, visto que ese es un factor determinante en la decisión de compra.

El plazo de pago es otro tema que debe ser evaluado con cuidado, ya que determina la fecha que la empresa anunciante recibirá el valor de la venta. Esto varía de acuerdo con la plataforma elegida, pero, generalmente, es algo entre 2 y 45 días después del posteo o entrega del producto.

¿Quién los puede utilizar?

Los marketplaces son ideales para empresas que desean apalancar sus resultados, pero también son una excelente opción para quien está comenzando a vender por internet y pretende iniciarse con una inversión pequeña. No obstante, es preciso respetar los requisitos operativos de la plataforma elegida, como:

  • título y descripción de productos;
  • políticas de cambios y devoluciones;
  • plazos para responder del SAC;
  • tasas;
  • características y fotos de las mercaderías.

¿Cuáles son los pro y los contras?

Conocer las ventajas y desventajas de la plataforma de marketplace en la que pretendes registrarte es fundamental para organizarte y aprovechar con inteligencia lo que esa solución le ofrece a tu negocio. Las principales ventajas son:

  • practicidad;
  • menos costos;
  • visibilidad;
  • diversidad de público;
  • aumento de las ventas.

Las principales desventajas son:

  • dependencia de la plataforma y de sus condiciones;
  • Competencia más fuerte;
  • menos flexibilidad al momento de personalizar el dominio o apariencia de las páginas.

E-commerce

¿Qué es?

En pocas palabras, el e-commerce es una tienda virtual exclusiva de una determinada marca, sea ella fabricante, sea revendedora. Esto es, diferente de lo que sucede en el marketplace, no existe un intermediador para el proceso de venta.

De esta manera, la empresa que pretende tener un e-commerce precisa tener en mente que esa estrategia requiere más esfuerzos, ya que el emprendedor será el único responsable por todas las cuestiones técnicas y operativas, tales como desarrollo y mantenimiento del sitio, sistema de pagos y marketing.

¿Cómo funciona?

El comercio electrónico funciona mediante la contratación de una plataforma para e-commerce. Existen diversas opciones en el mercado — algunas incluso vienen listas para usar y cobran una mensualidad. Sin embargo, para trabajar con esta solución de ventas on-line, el emprendedor precisa estar atento a algunos detalles fundamentales para garantizar que tu tienda virtual funcione de la mejor forma posible. Son ellos:

  • ofrecer al máximo de formas de pagamento, para generar confianza en el cliente y evitar arrepentimientos y abandono de carrito;
  • estudiar las mejores alternativas para entregar las encomiendas — actualmente, el Correo es el principal aliado de las tiendas virtuales;
  • invertir en campañas de marketing digital para divulgar tu negocio y potenciar las ventas.

Al igual que el sistema de marketplace, este modelo de negocio se divide en categorías diferentes. Las principales de ellas son:

  • B2B — utilizado por empresas que venden a otros emprendimientos;
  • B2C — tiendas virtuales que venden directamente para el consumidor final;
  • mayorista — negocios que trabajan con ventas en grandes cantidades y, generalmente, ofrecen precios más bajos;
  • mercado minorista — en este modelo más común, la empresa vende pequeñas cantidades;
  • e-commerce de productos físicos, tangibles;
  • e-commerce de productos digitales — que vende contenido e información, como e-books, cursos a distancia, videojuegos o softwares, por ejemplo.

¿Quién los puede utilizar?

El e-commerce es la mejor opción para quien vende productos de nicho, se preocupa por la personalización de las páginas y tiene conocimientos técnicos — o que pretende contratar a profesionales o agencias especializadas. En general, por lo tanto, está indicado para empresarios que desean y pueden invertir más.

¿Cuáles son los pro y los contras?

Así como ocurre en el marketplace, el e-commerce tiene sus pros y contras. Algunas de las ventajas de tener una tienda virtual propia son:

  • exclusividad;
  • libertad de personalización
  • posibilidad de trabajar con servicios logísticos alternativos;
  • tu marketing genera visibilidad solo para tu marca;
  • favorece relaciones más cercanas con el cliente además de la fidelización.

Con relación a las desventajas, podemos citar:

  • mayor inversión — y, en consecuencia, riesgo financiero;
  • la preocupación por la seguridad de los datos es completamente de la tienda;
  • costos adicionales con medios de pagos;
  • menor alcance.

Por último: ¿marketplace o e-commerce? Como ya lo vimos, esto depende del perfil de tu negocio y de lo que esperas de él. Es importante destacar, sin embargo, que las dos soluciones no son excluyentes, ya que una comadreja puede complementar a otra — y esa unión, ciertamente, puede fortalecer sus ventas digitales.

Entonces, ¿te gustó el artículo? ¿Y ya utilizas alguna de estas estrategias para vender on-line, o te quedó alguna duda? ¡Deja tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.